Seguidores

sábado, 12 de junio de 2010

CORTEZA...


Tendrás

que acostumbrarte

a llevarme

en tu corteza

pues me he clavado

en ella.

Podrás sentir

que te alejas

que se ha apagado

mi luz

cómo se apagan

las estrellas.

Más cuando

todo se acalle

y el silencio

traspase la materia

sentirás que

mi ternura te llama

y seré

cómo al árbol

la savia

para ti, nuevamente

necesaria.


Tendrás que acostumbrarte...




10 comentarios:

Gaspar II dijo...

¿Y como no acostumbrarse amiga mía?, no hacerlo sería un crimen.

¿Sabes? las estrellas no se apagan, es solo que por un tiempo corto no podemos verlas, de igual forma tu luz tampoco se apaga.

Un besote amiga, cuídate

Gaspar

luciernaga_poeta dijo...

Dulce y re dulce eres Gaspar, me produces mucha ternura cuando te leo así contenedor y generoso con la amistad y el cariño.
Doy gracias por tenerte de amigo-
Te quiero mucho

Cecy

Paco Alonso dijo...

Un placer acostumbrarse a tus hermosos poemas, a tu luz.

Gracias por compartir.

Un cálido abrazo.

Suso dijo...

Te llevará gustoso, eres parte de su alimento cotidiano, las velas que mueven el barco. Besos, buen domingo amia mia.

ufff43 dijo...

precioso!

Un abrazo plagado de sonrisas

luciernaga_poeta dijo...

Paco. Que bueno es después de la ausencia volver a ver al amigo.
Eres bienvenido siempre a mis letras, mi gratitud siempre contigo

Cecy

luciernaga_poeta dijo...

Suso querido. Será cómo tu dices , se acostumbrará a llevarme cómo una constante de amor.
Te dejo mi cariño
y un abrazo

Cecy

luciernaga_poeta dijo...

Uff. Me encanta que llegues a mis letras y me dejes las sonrisas junto a tu abrazo.
Bienvenida y mil gracias

Cecy

José Román dijo...

Amor,acostumbrarse a sentir tu piel es el regalo más hermoso que jamás tuviera.Te siento adherida suave,dulce y cariñosa...
Mi amor, tu piel es la mía...
TE AMO INFINITO.

luciernaga_poeta dijo...

Ayyyyynsssss que bello!! Te llevo en mi corteza adherido y bien sabes que si hablamos de regalos de la vida, mi corazón siente que eres tú y sólo tú el mejor regalo.
Te amo ternura

Cecy